Si Fuiste bendecido por este sitio por favor dale clic a "Me gusta"

sábado, 9 de enero de 2016

Este es tiempo de Oración y ayuno

Este es tiempo de Oración y ayuno: Mateo 17:21

Solo cuando los cristianos oramos juntos y unánimes (Hechos 1:14) por la obra de Dios, haciendo oraciones "agresivas" (Hechos 4:29-31) es cuando Dios derrama de su bendición y suceden cosas.
Es tiempo de hacer guerra espiritual y atar y despojar a las fuerzas de las tinieblas para desalojarlas de las personas y lugares que se fueron introduciendo de a poco. 
Como el conformismo, la flojera, la pesadez, el temor, el miedo a involucrarse en la obra del Señor, el ser tibio, el temor a ser llenos del Espíritu Santo, la ignorancia del gozo que produce el servir a Dios, el deseo de reconocimiento humano, el deseo de "puestos" en la Iglesia, el pensar solo en el dinero y estar enredados en "las muchas cosas", el pensar solo "en sus labranzas y negocios, el amor al mundo, la auto conmiseración, el pensar que a uno siempre lo deben ayudar, en lugar de pensar de ser uno el ayudador, se debe cambiar la mentalidad de derrota, y de pobreza, y de egoísmo, debemos orar para que cada uno se decida a dar a Dios lo que es de Dios y que cada cristiano viva enfocado en "los negocios" del Padre.
Debemos orar para que todos sean Bautizados en el Espíritu Santo y debemos explicarles sus ventajas y beneficios, así querrán recibirlo, porque debemos hacer la obra de Dios con poder sobrenatural.
Debemos orar más corporativamente e individualmente y ayunar por la salvación de las almas, por la gran cosecha mundial, por obreros para la mies (También entre mujeres y niños). 
Debemos tener la sabiduría de prepararlos en un discipulado corto y preciso, dándoles las mejores armas para la batalla final.
Debemos orar para que el Señor haga milagros, prodigios y señales para que el mundo vea que Cristo vive hoy.
Debemos orar por los "odres viejos" (personas acostumbradas a la religión muerta y a sus tradiciones no bíblicas) que tienen cargos religiosos y detienen la obra de Dios y el mover del Espíritu Santo, 
(a veces sin darse cuenta, otras por complacencia y otras por conveniencia). 
(Isaías 57:14)
¡Allanad, allanad; barred el camino, quitad los tropiezos del camino de mi pueblo!

También debemos orar por los ministros religiosos que trabajan para "sus propios reinos" y no para el Reino de Dios. Debemos orar por siervos de Dios que tengan el corazón y la actitud de Jesús.
(Mateo 22:16)
Maestro, sabemos que tú dices la verdad, y que enseñas de veras el camino de Dios, sin dejarte llevar por lo que diga la gente, porque no hablas para darles gusto.
(Lucas 5:16)
Más él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.
(Juan 5:30)
No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

Debemos orar para que Dios levante verdaderos Padres espirituales, llenos del amor del Padre (Dios) y que los verdaderos líderes de Dios que están en el anonimato en este momento como el Rey David que estaba en una "cueva" sean puestos por Dios donde deben estar, y que los "Saules" sean remplazados por los "Davides".
Debemos orar para que los que son de limpio corazón se encuentren y se unan en la cosecha final sin importar a que denominación pertenecen. Y se forme un gran ejército de Dios que conquiste espiritualmente el mal con el bien a la manera de Josué yAlejandro Magno.
Debemos predicar que el Reino de Dios se ha acercado y su "atmosfera" produce milagros y liberta a las personas.
El "hombre fuerte" (el diablo) ya ha sido vencido por Jesucristo y nosotros debemos "recoger el botín" es decir liberar a todos los cautivos y oprimidos por el Diablo y transformarlos en obreros de Dios.
Debemos predicar que Cristo vive en cada cristiano y que cada uno actúe de acuerdo a esa revelación, para que Jesús haga obras mayores (aún de las que hizo antes) a través de cada uno de sus hijos. 
Romanos 15: 18-20; Juan 14:12; Hechos 9:34.
Debemos enseñarle a tener comunión con El Padre, con el Hijo (Jesús) y con el Espíritu Santo y a captar su voz.
Debemos orar para que Dios levante Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros para su Iglesia, que sean como PADRES para sus los hijos de Dios.
Debemos orar para que los mismos cristianos sean libres de los múltiples engaños que el diablo a puesto en sus mentes como (querer que el arrebatamiento llegue ahora para no trabajar para Dios, el no comprometerse, las falsas doctrinas, la ignorancia de las escrituras y del poder de Dios etc, etc.)
Debemos predicar "todo el consejo de Dios" de una manera directa y contundente (pero llena de amor y comprensión) por aquellos que no saben de las cosas de Dios.

Debemos predicarles sobre la necesidad de que cada persona experimente un verdadero arrepentimiento y un cambio de actitud hacia el pecado.
Debemos decirles a las personas que no hay pecado que Dios no pueda perdonar, que no hay vicio o enfermedad que Jesús no pueda sanar, que no hay situación que no pueda arreglar hoy y en este momento. Marcos 3:28. Jesucristo es el mismo ahora que cuando estaba en la tierra, solo que ahora no está limitado a un cuerpo humano como cuando estuvo acá. Debemos mostrar a Cristo como realmente es.
Debemos transformar a los pecadores y a los cristianos tibios en guerreros esforzados como Josué y Caleb. 
Es un tiempo de formar un gran ejercito de Dios y de enrolarse en el.
Debemos tener la prioridad de ganar para Cristo a todos los que podamos, procurar que sean llenos del Espíritu Santo, discipularlos y enviarlos.
Es un tiempo de esforzarse y de AYUNAR Y ORAR.
Mateo 24:12-14; Apocalipsis 22:12; Mateo 12:28-30.

 Dr. Gustavo Isbert

0 comentarios:

Si Fuiste bendecido por este sitio por favor dale clic a "Me gusta"